Jun 5, 2016

La Sostenibilidad del Reporte

written by Rafael López
in category Artículo

 

“Me gustó tu reporte de sostenibilidad, lo puse en mi biblioteca”. Eso deben decir muchos de los que reciben estos volúmenes corporativos que hace diez años vestían de vanguardia a una compañía, pero que se han masificados hasta convertirse en un producto habitual.

Claro, entre que los haga solo una élite y los imiten varios es preferible lo segundo, porque al menos refleja que el tema se instaló. Sin embargo, evitar que la tendencia sature el canal es tarea pendiente para quienes se toman en serio la Responsabilidad Social Empresarial.

El asunto se viene discutiendo en Europa al menos hace cuatro años; y no son palabras hueras. Sino, pregúntese qué hacía usted cuando le llegaban las tradicionales memorias, cuyo trabajo reporteril y esfuerzo gráfico las más de las veces terminaba en una mera hojeada (1).

En el viejo continente han planteado evolucionar hacia informes más breves y directos, en que se separe la paja del trigo. Ello significa, entre otras cosas, abordar solo los tópicos de interés para los stakeholders y ahondar en los riesgos corporativos específicos y la forma de contenerlos.

Así, el norte para quienes se guían por el ya consolidado modelo GRI (Global Reporting Initiative) es migrar al “Estándar G4” (lanzado en mayo de 2013). Con ello ya se empieza a hablar de un “reporte integrado”, documento que transmite el quehacer de la compañía considerando el contexto dentro de su modelo de negocio.

Sin embargo, este cambio de fondo no basta. La gente lee cada vez menos y en países como el nuestro el analfabetismo funcional está a la orden del día. Por eso el soporte comunicacional no es accesorio.

Ayudará abrirle paso a las versiones digitales del reporte, con múltiples vías de interacción en redes sociales; recurrir más a la infografía y menos al texto asabanado, como también jugar más con los gráficos que con las tablas. Ni qué decir del rol de las ilustraciones y el diseño, explorando también la opción de los microvideos en esquema Youtube (2).

Pero volviendo a la génesis, ninguna de esas herramientas reemplaza el cara a cara. Aunque no hablamos de cualquier cara a cara, pues no es misterio que las llamadas “cuentas públicas” atraen cada vez menos público y que renovar su formato es un desafío cuesta arriba (3).

La montaña debe ir a Mahoma y las empresas deben salir a jugar a la cancha de enfrente, golpear puertas, mostrar sus resultados y escuchar a sus stakeholders, allí donde estén. La sostenibilidad de los reportes de sostenibilidad, aunque sea recursivo, depende de cómo logremos pasarlos de la palabra impresa a la conversación.

 

1: “Reporting: ¿Lavado de imagen o ejercicio de transparencia?” de Javier Martín enhttp://www.compromisoempresarial.com/rsc/2011/12/informes-de-sostenibilidad-lavado-de-imagen-o-ejercicio-de-transparencia/

 

2: “El futuro del ‘reporting’” en  http://www.compromisoempresarial.com/rsc/2011/12/el-futuro-del-reporting/

 

3: “Informe de sostenibilidad del GRI: En casa de herrero, cuchillo de palo” de Antonio Vives en http://www.gestrategica.org/templates/noticias_detalle.php?id=547